Japón y su retiro de la CBI: ¿Buenas o malas noticias para las Ballenas?

Japón y su retiro de la CBI: ¿Buenas o malas noticias para las Ballenas? 1440 777 Roxana Schteinbarg
Compártelo

El 26 de diciembre del pasado año, Japón oficialmente anunció el retiro de la Comisión Ballenera Internacional (CBI) con el fin de reanudar la “caza comercial de ballenas” . De no retirar la notificación, su membresía de 65 años a este foro internacional finalizará el 30 de junio. Con esta decisión, el Hemisferio Sur quedaría libre de la caza de ballenas de la nación nipona, que solo podrá cazar en sus aguas territoriales y zona económica exclusiva.

Sayonara Japón

Tras reiteradas amenazas de retirarse de la Comisión Ballenera Internacional (CBI), Japón finalmente decidió abandonar este foro internacional. La gran derrota sufrida en la última Asamblea plenaria realizada el año pasado en Brasil precipitó esta decisión,  al no poder lograr aprobar su propuesta, para levantar la moratoria a través de la asignación de una cuota para cazar ballenas en sus costas y crear  un comité permanente para la caza sostenible.precipitó la decisión de Japón de abandonar la CBI.

Desde el ICB lamentamos esta decisión de retirarse en vez de respetar las decisiones tomadas por el foro multilateral. La caza comercial de ballenas no tiene lugar en el siglo XXI, no existen argumentos que puedan justificarla sobre todo considerando los problemas que enfrentan las ballenas en los océanos.

Aun así, no todas son malas noticias. Si bien sienta un muy mal precedente a nivel diplomático, su ausencia dejaría de obstruir importantes iniciativas a favor de la protección de ballenas en este foro.  Esta nación ha influenciado sobre las decisiones de otros miembros de la CBI, a través de sus programas de cooperación internacional y sobre todo de financiamiento pesquero. Es así que han logrado bloquear la creación de un Santuario de Ballenas en el Océano Atlántico Sur

El retiro de Japón significará una reducción en la cantidad de ballenas cazadas y liberará las aguas del hemisferio sur de las operaciones balleneras. Finalmente el Santuario del Océano Austral será íntegramente respetado tras 25 años desde su creación, así como el área marina protegida del Mar de Ross, creada bajo la CCRVMA en Octubre de 2016.

Roxana Schteinbarg, co fundadora del Instituto de Conservacion de Ballenas de Argentina, sostiene:

“Si bien el retiro de Japón de un foro internacional no es para celebrar, uno de los grandes objetivos de nuestro trabajo en este foro internacional fue logrado. Finalmente, las aguas internacionales y en especial las del hemisferio sur quedarán libres de la amenaza de la caza de ballenas japonesa. El Santuario de Ballenas del Océano Austral será finalmente respetado tras 25 años desde su creación. Si bien queda un largo camino para lograr el fin de la caza de ballenas, es un paso adelante para la protección de especies que son vitales para la salud de los océanos.”

El fin de la farsa de la “caza científica”

Desde que se puso en vigencia la prohibición a la caza comercial de ballenas ( moratoria),  Japón ha disfrazado de científicas sus capturas, aprovechando un artículo presente en la convención que permite a los gobiernos miembros emitir “permisos especiales” para cazar ballenas para la investigación científica.  Desde 1987, este país lo ha usado regularmente desde 1987, matando a más de 17,000 ballenas de cinco especies tanto del Hemisferio sur como del norte. Finalmente, la decisión de abandonar la CBI y reanudar la caza comercial en aguas costeras, pone fin a las capturas “científicas” en aguas internacionales y revelan que estos programas solo tenían como fin mantener activo un mercado interno de carne de estos animales.

Finalmente, la decisión de abandonar la CBI y reanudar la caza comercial en aguas costeras, pone fin a las capturas “científicas” en aguas internacionales y revelan que estos programas solo tenían como fin mantener activo un mercado interno de carne de estos animales.

Desde la implementación de la moratoria sobre la caza comercial de ballenas en 1986 , el gobierno de Japón cazó más de 17.000 ballenas con supuestos fines de investigación “científica”. No existe en el mundo actual ningún estudio de grandes mamíferos que haya requerido una muestra tan desproporcionada para aprender sobre su biología y requerimientos ecosistémicos.

¿Cuáles son las verdaderas razones detrás de la decisión de Japón?

En declaraciones públicas, funcionarios de Japón afirmaron que abandona la Comisión porque es un organismo disfuncional, incapaz de permitir la caza comercial de ballenas. Sin embargo, los hechos parecieran evidenciar que existen otras razones.

La imposibilidad de sostener una actividad altamente subsidiada por el estado podría ser la verdad escondida detrás de esta decisión. La viabilidad económica de revitalizar la caza es dudosa ya que se calcula que el consumo promedio anual de carne de ballena por persona en Japón es de sólo 30 gramos y el precio de estos productos ha bajado cerca de un 40 % durante la última década.

El constante desinterés del consumidor por este tipo de carne, podría ser una de las principales razones por la cual, las operaciones balleneras en el santuario de ballenas del Océano Austral serian inviables económicamente, sostenidas por el subsidio estatal.

Asimismo, las medidas de seguridad impuestas por la Organización Marítima Internacional para naves que operan en el Océano Austral, obligan a Japón renovar su antigua flota para continuar operando en la Antártica. Pero, para realizarlo necesitaban financiamiento que aparentemente tras el fracaso del plan para reabrir la caza comercial de ballenas bajo el alero de la CBI en el 2018, no lo lograron gestionar. Este podría ser también una de las razones más fuertes tras la decisión de abandonar la caza de ballenas en aguas internacionales de forma enmascarada,  anunciando su salida y reanudación de la caza comercial en sus aguas, donde pueden utilizar su flota costera.

Mayores esfuerzos por la protección de las ballenas en Japón

Aunque el gobierno no ha confirmado las especies objetivo, los métodos de caza o las ubicaciones, dos mapas publicados en los medios japoneses hacen referencia a seis ubicaciones de caza de ballenas costeras y regiones de caza en alta mar para ballenas de las especies Minke y Bryde. Si esta información es correcta, se permitirá la caza costera de ballenas minke. Mientras que la flota que opera desde el puerto ballenero de Shimonoseki capturará ballenas Sei, Bryde y Minke dentro de la Zona Económica Exclusiva (ZEE) de Japón.

Diego Taboada, Presidente del Instituto de Conservacion de Ballenas declara:

“Los esfuerzos internacionales para terminar con la caza de ballenas se deberán trasladar a Japón. Es allí donde se debe trabajar con las comunidades costeras para que entiendan que una ballena viva genera más ingresos que dándole muerte. Casos como el de Chubut y otros cientos de comunidades en el mundo que han encontrado en el avistaje responsable de ballenas una actividad sostenible y con múltiples beneficios además de los económicos”.

Se vienen tiempos de cambios para el CBI y un futuro incierto para las ballenas del Pacífico Norte. Te invitamos a leer el informe completo elaborado por Roxana Schteinbarg , co-fundadora del Instituto de Conservación de Ballenas y observadora acreditada ante la CBI  

© Instituto de Conservación de Ballenas. GACETILLA DE PRENSA – JAPÓN Y SU RETIRO DE LA CBI: ¿BUENAS O MALAS NOTICIAS PARA LAS BALLENAS?.  Se puede reproducir citando la fuente.

Todo comienza contigo

Dirección: O’Higgins 4380, CP 1429 CABA
Teléfono: (+5411) 4701 8891
Email: info@icb.org.ar