Todo comienza contigo

Bienvenido al Programa de adopción “Ballena Franca Austral”

Adoptando una Ballena Franca Austral contribuirás con fondos para la protección de las ballenas y su hábitat.

Con tu adopción recibirás:

Un Certificado de Adopción con tu nombre y foto de la ballena
La Biografía de la ballena con el registro de observaciones
La Cartilla Educativa “Conociendo a la Ballena Franca Austral”
Una ballena para armar de la Colección cetáceos “Guardabosques”

El 100% de tu contribución será destinado a los programas de investigación y educación para la protección de las ballenas y su medioambiente.

Con tu adopción recibirás:

Un Certificado de Adopción con tu nombre y foto de la ballena,

La Biografía de la ballena con el registro de observaciones,

La Cartilla Educativa “Conociendo a la Ballena Franca Austral”,

Una ballena para armar de la Colección cetáceos “Guardabosques”

El 100% de tu contribución será destinado a los programas de investigación y educación para la protección de las ballenas y su medioambiente.

Adoptá una ballena y sumate a su protección

¡ADOPTÁ UNA BALLENA!

Ayuda a su conservación
Adoptala

Mochita

“Una ballena muy sociable”

Conocemos a Mochita desde su nacimiento en 1999. Su nombre se debe a que le falta la punta derecha de su aleta caudal. Si bien no hemos podido determinar la causa, podría deberse a un ataque de orcas o a un corte producido por una hélice. A pesar de esta herida, sobrevivió y tuvo su primera cría, la hermosa “Medialuna”, cuando tenía siete años. Mochita se ha transformado en un símbolo de la conservación de las ballenas francas y es una gran protagonista de las charlas que brinda el Dr. Mariano Sironi sobre la “ballenidad”.

Ayuda a su conservación
Adoptala

Docksider

“Una familia fiel a Península Valdés”

Conocemos cuatro generaciones de ballenas en la familia de Docksider. Su abuela fue identificada en 1971. Supimos que era una hembra cuando en 1994 tuvo su primera cría, a los siete años de edad. La mayoría de las hembras de ballena franca tienen su primera cría a los nueve años, aunque algunas son madres más precoces. Si bien Docksider era un poco joven para ser madre, dio a luz un hermoso ballenato. La gran sorpresa fue que la cría era casi blanca.

Ayuda a su conservación
Adoptala

Troff

“Una amiga viajera”

Es una de las primeras ballenas identificadas en 1970 y fue una visitante frecuente de Península Valdés durante los años ‘70. Pero a partir de 1981 no supimos más de ella, hasta que comparamos nuestro catálogo de foto identificación con el del sur de Brasil, ¡y allí estaba Troff con una cría en 1988! El trabajo comparativo con los investigadores de Brasil ha permitido identificar 90 ballenas que al igual que Troff, alternan en distintos años entre las aguas de Brasil y las de Península Valdés para criar a su ballenatos.

Ayuda a su conservación
Adoptala

Serena

“Serena en el Golfo”

Serena tuvo una cría en 1984 y otra en 1986. Este período de sólo dos años indicaría que la cría nacida en 1984 quizás murió en sus primeras semanas de vida. Nuestros investigadores han demostrado que en esos años hubo una baja en el número de ballenatos en Península Valdés, en coincidencia con una oscilación de El Niño y aumentos en la temperatura del mar. Lo que puede haberle sucedido a Serena puede extenderse a miles de ballenas si el llamado “efecto invernadero” continúa calentando nuestro planeta.

Ayuda a su conservación
Adoptala

Manantial

“Una madre muy prolífica”

Manantial es una madre muy prolífica, pues ha tenido ¡al menos diez crías! Por ser una verdadera “fuente de vida” al haber traído tantos ballenatos a esta población, le pusimos el nombre de Manantial. Cuando la fotografiamos con su cría nacida en 1997, notamos que el ballenato tenía mutilada su aleta pectoral izquierda. Es muy difícil determinar la causa a partir de una fotografía aérea, pero es posible que esa mutilación haya sido producida por un ataque de orcas o bien por la hélice de un barco.

Ayuda a su conservación
Adoptala

Valentina

“Más de 50 años”

Es una ballena con una larga historia en Península Valdés, y es la fundadora de una familia en la que ya conocemos cuatro generaciones. La identificamos por primera vez en 1971. Conocemos ocho hijos de Valentina nacidos entre 1975 y 2013, tres nietos y cuatro bisnietos. La llamamos Valentina por la “valentía” que ha demostrado al traer tantas nuevas ballenas a la población, a pesar de los problemas ambientales que generamos los humanos.

Ayuda a su conservación
Adoptala

Luminosa

“Brillando bajo el agua”

Conocemos tres generaciones de ballenas en su familia. Su número de catálogo es 1193-94, que nos indica que su madre es la ballena 1193 y que nació en 1994. En la foto puede verse una mancha marrón verdosa en el agua detrás de la cría: es materia fecal compuesta por leche digerida. Con la materia fecal, las ballenas “nutren” el mar y lo enriquecen, haciéndolo más productivo y más sano. Por ello, mientras más ballenas como Luminosa y su cría haya en el mar, más saludable es todo el ecosistema.

Ayuda a su conservación
Adoptala

Nube

“Una pequeña nube en el mar”

Es la ballena más joven de nuestro programa de adopción, pues nació en 2005. Recibió este nombre por su coloración tan particular, que se denomina “morfo gris”. A través de un proyecto colaborativo con la Asociación de Guías Balleneros de Puerto Pirámides, sabemos que Nube es hija de la ballena 0403-75 y que nació en 2005. Tiene al menos ¡seis hermanos y hermanas, cuatro tías y tíos y dos sobrinos!

Ayuda a su conservación
Adoptala

Hueso

“Con su huesito al lomo”

Conocemos a Hueso desde 1999, el año de su nacimiento. Es protagonista del documental educativo “Franca, la Ballena Austral”. Todos sus registros fueron hechos por el Dr. Mariano Sironi, Director Científico del ICB, durante sus estudios. Hueso contribuyó con información clave para entender el comportamiento y desarrollo social de las ballenas francas juveniles. En su historia de vida, Mariano relata en primera persona cada uno de sus encuentros con esta ballena tan especial para él.

Ayuda a su conservación
Adoptala

Aoni

¡Una estrella de cine!

Aoni es la ballena 1665, a quien conocemos desde el año 2002. Durante el rodaje del film “La Ballena Franca” en el 2017, se filmaron decenas de ballenas distintas, pero entre todas hubo una muy especial que se transformó en la protagonista. Esta ballena es Aoni y gracias a este film se ha convertido en una embajadora de esta especie llevando el mensaje de conservación, respeto y cuidado que las ballenas necesitan a cada lugar en donde la película es exhibida.

Todo comienza contigo

Dirección: O’Higgins 4380, CP 1429 CABA
Teléfono: (+5411) 4701 8891 / 7631
Email: info@icb.org.ar