¿Por qué respetar la vida de las ballenas?

¿Por qué respetar la vida de las ballenas? 700 525 ICB
Compártelo

Cada 23 de julio, se conmemora la aprobación por parte de la Comisión Ballenera Internacional de la moratoria o prohibición a la caza comercial de ballenas. En este día, elegimos compartir una serie de conceptos biológicos, ecológicos y éticos acerca de la naturaleza única y especial de las ballenas, que hace de su cacería algo condenable desde todo punto de vista.

Credito: Jeremy Sutton-Hibbert / Alamy Stock Photo

Día Mundial Contra la Caza de Ballenas

¿Qué hacen de las ballenas animales tan especiales y únicos?.

Las ideas que siguen han sido extraídas del artículo «Beyond whale species survival peaceful coexistence and mutual enrichment as a basis for human-cetacean relations», escrito por R. Barstow y publicado en Mammal Review en 1990.

El investigador Robert Barstow se ha preguntado si es moralmente aceptable matar ballenas y cosecharlas como a cualquier otro recurso natural renovable sólo para obtener un rédito comercial. Para argumentar acerca de por qué debemos abandonar por completo la cacería de cetáceos, Barstow propone cinco categorías que hacen de las ballenas animales especiales y únicos.

1º – Las ballenas son biológicamente especiales.

Entre otras cosas, incluyen a los animales más grandes que hayan existido jamás, como la ballena azul. El cerebro de los cachalotes es más grande que el de cualquier otro animal y pesa cuatro o cinco veces más que el del ser humano. Las ballenas jorobadas son las creadoras de las canciones más largas y complejas desarrolladas por cualquier animal no humano. La corteza cerebral de las toninas y otros odontocetos excede en grado de complejidad de sus circunvoluciones a la de los humanos y todos los demás grupos animales. Estas y otras características, sostiene Barstow, hacen de los cetáceos animales biológicamente especiales.

2º – Las ballenas son ecológicamente especiales.

Las ballenas han evolucionado como mamíferos marinos a lo largo de unos 25 millones de años, mucho antes de la aparición del hombre y de su intrusión en los ecosistemas oceánicos. Los cetáceos se encuentran en la cúspide de las vastas cadenas alimentarias del mar. Debido a su tamaño, su distribución amplia en todos los mares, y a una extensa variedad de estrategias de alimentación, los cetáceos afectan el océano de manera especial y con un impacto global. A pesar de que aún se desconoce mucho sobre ellos, es claro que tienen un rol único en estos ecosistemas.

3º – Las ballenas son culturalmente especiales para los humanos.

Los cetáceos vivos tienen una capacidad casi increíble de enriquecer las vidas de las personas con las que llegan a entrar en contacto pacífico. Ejercen una atracción universal única sobre el espíritu humano. Son incomparables generadores de asombro y admiración. Existe una mística a su alrededor que inspira un sentido de maravilla y felicidad en personas de todas las razas y nacionalidades, algo que ningún otro grupo animal ha llegado a igualar con tal magnitud. Los cetáceos ejercen tal fascinación en la gente que se han transformado en poderosas herramientas para la educación de personas de todas las edades. Además, parecen tener una afinidad especial por los seres humanos. A pesar de su tamaño y fuerza amenazadores, y a pesar de siglos de haber sido víctimas de la depredación humana, las ballenas en su ambiente natural demuestran una y otra vez ser excepcionalmente tolerantes de la proximidad de los humanos, y no sólo toleran sino que además muchas veces inician deliberadamente interacciones positivas con las personas.

4º – Las ballenas son políticamente especiales.

Su espacio vital, al contrario del de los animales terrestres, no está delineado por límites nacionales claramente definidos. Sus territorios pertenecen en buena medida a la globalidad de las naciones: son los mares del mundo que no pertenecen a ninguna nación en particular, constituyendo un recurso especialmente global. Así, las ballenas se encuentran bajo el control internacional y dado que legalmente no son un recurso de ningún país ninguna nación puede reclamar el derecho moral de matarlas. Las decisiones sobre la explotación o la protección de las ballenas lógica y legalmente deben ser tomadas a través de un organismo internacional como la Comisión Ballenera Internacional, y en esto también las ballenas son únicas.

5º – Las ballenas son simbólicamente especiales.

Las ballenas han logrado simbolizar la preocupación por el medioambiente a nivel global. Al menos en la sociedad occidental, la protección de las ballenas se ha transformado en una fuente de inspiración para conservar las interrelaciones de todas las formas de vida de este planeta..

Todas las consideraciones científicas con argumentos racionales como el rol ecosistémico de las ballenas en el mar, deberían bastar para detener por completo la cacería de ballenas y delfines en todos los mares del mundo.

Sin embargo, el fin definitivo de la cacería de estos animales llegará cuando los humanos pongamos nuestros sentimientos por encima de nuestra razón, cuando nos demos permiso de tomar decisiones basadas en nuestras emociones, en la compasión y en la empatía hacia otras formas de vida. 

Proteger las ballenas de su explotación comercial y de las amenazas que enfrentan en los océanos ya no solo es importante sólo por su relevancia biológica o ecológica. También es una cuestión de amor y de respeto hacia estos animales que tienen una increíble capacidad de emocionar a las personas. 

¿Qué se conmemora el 23 de julio? 

Hace 38 años la Comisión Ballenera Internacional (CBI) aprobó una pausa en la caza comercial de todas las especies y poblaciones de #ballenas.✋Esta pausa se extendió en forma indefinida y se la conoce como “la moratoria internacional a la caza comercial de ballenas”. Hasta el presente, es una de las victorias más importantes logradas por el movimiento conservacionista.✊

¿Todos los países respetan la moratoria?

Aunque la cacería comercial de ballenas fue prohibida en virtud de una moratoria de la CBI de 1986, algunos países, además de Japón, continuaron cazando.

Noruega e Islandia son los países que bajo objeción y reserva a la moratoria, establecen sus propios límites de captura en sus zonas económicas exclusivas. Desde la puesta en vigencia de la moratoria entre ambas naciones han cazado más de 15.000 ballenas. Japón, que a pesar de haber aceptado la moratoria durante años llevó adelante la «caza científica» encubriendo sus fines comerciales. En el 2019, abandonó la CBI, al rechazarse su propuesta de levantar la moratoria y continúa cazando en sus aguas territoriales.

Adicionalmente, cientos de pequeños cetáceos son cazados anualmente, como por ejemplo en las islas Faroe o en Taiji ya que la moratoria sólo alcanza a las grandes ballenas. Es fundamental incluir a todos los cetáceos bajo el mandato de la CBI.  

¿Por qué es tan importante recordar esta fecha?

Se estima que 2.9 millones de ballenas fueron cazadas durante el Siglo XX, probablemente ha sido la mayor eliminación de biomasa total de cualquier grupo animal en historia humana. Gracias a la moratoria, varias especies de ballenas se salvaron de la extinción en los océanos del mundo y permitió que algunas poblaciones puedan recuperarse. 

Las poblaciones de ballenas en todo el mundo están expuestas a graves amenazas de actividades humanas que afectan su supervivencia: colisiones con embarcaciones, enmallamientos, contaminación química y acústica, degradación del hábitat, cambio climático, entre otros.  La caza de ballenas debe ser historia del pasado y todos los esfuerzos internacionales deben enfocar se en su protección.

Este efemérides trae al presente este importante hito que debe continuar siendo defendido para permitir a las poblaciones llevadas al limite de la extinción recuperarse.

Cada ballena no es “una más” en una gran masa indefinida de ballenas en el mar. Cada una es un individuo particular, con una historia de vida propia, que en algunas especies puede superar los dos siglos. Cada ballena tiene abuelos, padres, hermanas, hermanos, hijos e hijas, y tiene una “ballenidad” propia. Entonces, pensándolo así, pero sobre todo, sintiéndolo así, ¿podemos, en pleno siglo XXI, continuar matando ballenas, con el fin que sea? Debemos pensar y sentir qué futuro deseamos para las ballenas y para nosotros mismos.

Dr. Mariano Sironi, Director Científico ICB


Hoy y los 365 días del año, desde el ICB trabajamos con nuestro mayor esfuerzo y compromiso para defender esta moratoria, manteniendo firme nuestra misión para lograr colectivamente: “océanos sanos y un mundo libre de amenazas e impactos humanos negativos para las ballenas.”

© Instituto de Conservación de Ballenas. ¿Por qué respetar la vida de las ballenas? Se puede reproducir citando la fuente.

Todo comienza contigo

Dirección: O’Higgins 4380, CP 1429 CABA
Teléfono: (+5411) 4701 8891
Email: info@icb.org.ar