fbpx

ONGs de América Latina y el Caribe solicitan el fin de la caza de cetáceos en San Vicente y Granadinas

ONGs de América Latina y el Caribe solicitan el fin de la caza de cetáceos en San Vicente y Granadinas 700 525 ICB
Compártelo

Más de 30 organizaciones de la sociedad civil de América Latina y el Caribe, dedicadas a la investigación y conservación de especies marinas, solicitaron al Primer Ministro del archipiélago caribeño de San Vicente y las Granadinas el fin de la caza de cetáceos.

La matanza de cientos de cetáceos cada año en las costas del archipiélago de San Vicente y Granadinas, convierte a este idílico lugar ubicado en las turquesas aguas del Caribe en el único país de la región que continúa realizando operaciones balleneras. Las especies impactadas incluyen ballenas jorobadas, orcas, delfines, marsopas y ballenas piloto. Dentro de estas matanzas, sólo la captura anual de cuatro ballenas jorobadas se encuentra autorizada por la Comisión Ballenera Internacional bajo caza de subsistencia aborigen. Sin embargo, éstas han sido blanco de duras críticas de parte de la comunidad internacional debido a los continuos incumplimientos de dicho país a las regulaciones establecidas para esta modalidad de caza.

Por ello, el Instituto de Conservación de Ballenas, conjuntamente con más de 30 organizaciones civiles de 11 países de América Latina y el Caribe enviaron una carta al Primer Ministro de San Vicente y Granadinas, Ralph Everard Gonsalves, solicitando poner fin a estas matanzas. En la misiva, las organizaciones recuerdan al Primer Ministro su compromiso realizado en 2017 de cerrar definitivamente esta práctica por estar “fuera de sincronía con el resto del mundo” después que cazadores locales mataron dos orcas frente a una embarcación de turismo de avistaje de cetáceos.

Las organizaciones firmantes invitan a las autoridades del archipiélago caribeño a unirse al al resto de los países de América Latina y del Caribe, cerrando todas las operaciones de caza de cetáceos y  avanzando en la consolidación del avistaje de ballenas y delfines.

También destacan el hecho que  San Vicente y Granadinas es el único país de la región que continúa realizando operaciones balleneras que fueron “introducidas por flotas extranjeras con un efecto negativo en el patrimonio natural y los ecosistemas marinos” y agregan que  de manera similar a lo declarado por Gonsalves en 2017 “en el siglo pasado, nuestros países entendieron que la caza de ballenas es una práctica innecesaria y obsoleta”.

Peter Sánchez, ex comisionado de la República Dominicana ante la Comisión Ballenera Internacional expresa:

“Por su condición de insularidad los países caribeños son los más interesados en la protección y conservación de los recursos marinos de la zona, especialmente si son utilizados por algunos de manera no sostenible. El uso no letal de las ballenas y demás cetáceos mediante la observación de ballenas es una actividad que genera millones de dólares en diferentes comunidades alrededor del mundo, en ese sentido la caza de ballenas en el siglo XXI es una actividad anacrónica que mantiene al pueblo de San Vicente y las Granadinas atado al pasado. Ante esta situación nuestro deber es continuar ofreciendo un mejor futuro a ese pueblo hermano y vecino y presentar alternativas a dicha actividad maliciosa que amenaza a la población de mamíferos marinos del gran caribe”.

En la carta, las organizaciones solicitan al Primer Ministro finalizar en forma urgente con  la matanza de orcas y pequeños cetáceos, ya que estas no cumplen con las provisiones establecidas en el Protocolo Relativo a las Áreas y Vida Silvestre Especialmente Protegidas, conocido como Protocolo SPAW (del Gran Caribe) que indica que los países Parte, incluido San Vicente y Granadinas, deben prohibir la captura o matanza todas las especies de cetáceos incluidas en el Anexo II.

Si bien la economía del archipiélago puede definirse como modesta, la industria del turismo se encuentra en expansión. Desde el año 1993 el turismo se ha convertido en una fuente de sustento en estas islas paradisíacas de las Antillas Menores. La matanza de cetáceos pone en peligro la actividad turística.

Yolanda Alaniz, de la organización mexicana COMARINO, una  de las organizaciones que lideró esta iniciativa destaca:

“Las organizaciones firmantes, venimos trabajando desde hace tiempo junto a nuestros gobiernos para proteger a las ballenas y pequeños cetáceos. Desde una perspectiva regional de recursos naturales y patrimonio cultural compartidos, las ballenas y delfines han cobrado gran valor económico para nuestras comunidades costeras, en actividades de observación de ballenas. La cacería es la antítesis de esta actividad turística de uso no letal”.

Roxana Schteinbarg, co fundadora del ICB concluye

”Ante las crecientes amenazas que enfrentan las ballenas en los océanos, la cacería tiene que ser historia del pasado.Los esfuerzos internacionales tienen que dirigirse a asegurar la conservación y supervivencia de los cetáceos a nivel global. Son los cetáceos los que pueden ayudar a sanar el mar y si el mar está sano es más productivo para todos. Es nuestro anhelo que San Vicente y las Granadinas se sume a los países de la región que promueven el uso no letal y no extractivo de los cetáceos”


El Instituto de Conservación de Ballenas  trabaja activamente defendiendo la vida de las ballenas en la Comisión Ballenera Internacional (CBI). Desde hace más de 15 años  promueve acciones a nivel regional con otras organizaciones que han logrado fortalecer la agenda de conservación regional y defender la moratoria global a la caza de ballenas en este foro internacional.

© Instituto de Conservación de Ballenas. GACETILLA DE PRENSA – ONGs DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE SOLICITAN EL FIN DE LA CAZA DE CETÁCEOS EN SAN VICENTE Y GRANADINAS

Todo comienza contigo

Dirección: O’Higgins 4380, CP 1429 CABA
Teléfono: (+5411) 4701 8891
Email: info@icb.org.ar