Midiendo Ballenas: Una nueva temporada del proyecto de fotogrametría en Península Valdés

Midiendo Ballenas: Una nueva temporada del proyecto de fotogrametría en Península Valdés 700 525 ICB

En el marco de la temporada N” 50 del Programa de Investigación Ballena Franca Austral, retomamos las actividades de campo con el proyecto que evalúa la condición corporal de las ballenas francas australes, a través de la técnica de fotogrametría.

El proyecto Condición corporal de ballenas francas australes en Península Valdés y su relación con la mortalidad de crías, retoma sus actividades luego de la suspensión del 2020 debido a las restricciones sanitarias.

Este proyecto, actualmente en su 3°temporada, se inició en  forma colaborativa entre el Dr. Fredrik Christiansen de la Universidad de Aarhus en Dinamarca, la Dra. Marcela Uhart de la Universidad de California, Davis, el Dr. Mariano Sironi del Instituto de Conservación de Ballenas (co-directores del Programa de Monitoreo Sanitario Ballena Franca Austral), el Dr. Michael Moore de Woods Hole Oceanographic Institution, y recientemente se sumó la Dra. Ailén Chalcosbky del CESIMAR CCT CENPAT – CONICET como parte de su proyecto de post doctorado.

Su principal objetivo es establecer la condición corporal de las ballenas francas que utilizan las aguas patagónicas de Chubut como área de cría y reproducción.  El equipo de investigación puede conocer qué tan flaca o gorda está una ballena de manera no invasiva, utilizando la técnica de fotogrametría a partir de fotos aéreas tomadas desde drones.

Nicolás Lewin, asistente de campo de este proyecto e integrante del Instituto de Conservacion de Ballenas comparte:

“Retomar las actividades de campo, además de aportar información muy valiosa para la conservación de las ballenas nos trae alivio, esperanza, y el indiscutible disfrute de volver a encontrarnos cara a cara con las protagonistas de nuestro trabajo. No sólo con la especie foco de nuestros estudios sino con individuos que conocemos desde hace décadas.” 

¿Por qué es importante conocer la condición corporal de las ballenas?

Medir la condición corporal de un animal permite saber qué tan gordas o flacas están las ballenas. La información resultante de este estudio nos está ayudando a responder algunos interrogantes  sobre el estado de salud  y explicar posibles causas de mortandad en esta población, entre ellos: ¿Cómo es la condición corporal de las ballenas que acaban de parir? ¿Y de sus crías a lo largo de la temporada? ¿Cuánto peso pierden las madres y cuánto ganan sus crías durante una temporada? ¿Las ballenas con más heridas causadas por ataques de gaviotas tienen peor condición corporal?

Gracias a la vista privilegiada que nos ofrecen los drones sobre las ballenas, y a medida que se acumulan horas de vuelo va surgiendo nueva información de gran valor para el conocimiento del estado de esta población.  Al realizar el estudio durante varios años consecutivos podemos observar cómo cambia la condición corporal de las ballenas a lo largo y entre temporadas.

En la imagen se puede ver los cambios en la condición corporal de la madre y su cría en un periodo de dos meses

También podemos observar cómo maduran los patrones de callosidades de las crías a medida que crecen durante la temporada. Podemos ver en detalle heridas causadas por ataques de gaviotas, por enmallamientos, por colisiones de embarcaciones y heridas que nos dejan con la duda sobre su causa. Podemos ver y entender comportamientos que desde la costa son más difíciles de interpretar. Y seguramente aún existan preguntas que podamos contestar con esta metodología tecnológica. 

Los primeros resultados de este estudio ya han sido publicados en revistas especializadas, y esperamos que sean de gran utilidad para el manejo y la conservación de las  ballenas francas del Atlántico Sud Occidental. y otras especies como la ballena franca del Atlántico Norte (Eubalaena glacialis) que se encuentra en peligro crítico, debido a varios factores de estrés antropogénicos.

La Dra. Marcela Uhart, de la Universidad de California, Davis y co directora del Programa de Monitoreo Sanitario explica:

“La fotogrametría nos ha permitido además comparar, objetivamente, a las ballenas de Península Valdés con las de otras áreas de reproducción, como Sudáfrica, Australia y Nueva Zelanda. Esto es muy importante porque en la última década las ballenas de Sudáfrica se están reproduciendo con dificultad (a intervalos mayores a tres años) al mismo tiempo que se han visto obligadas a desplazarse hacia nuevas áreas de alimentación en busca de sus presas. Al comparar la condición de esas ballenas con las de Valdés y Australia, los colegas de Sudáfrica han visto una notable diferencia de estado y peso que alertan sobre un importante deterioro en su salud”.

Reencuentros con ballenas conocidas

Desde 2018 ya hemos realizado más de 1800 vuelos, y nos hemos encontrado con algunas sorpresas emocionantes. Gracias a patrones de callosidades muy característicos o las marcas distintivas podemos reconocerlas fácilmente y en ocasiones identificar a individuos que hemos visto anteriormente en o que conocemos desde hace años.

La temporada 2021 comenzó con una mezcla de sensaciones a través de un caso muy particular: una ballena con dos heridas largas y profundas a lo largo de su pedúnculo caudal. Estas mismas cicatrices que marcan un pasado perturbador, también nos permitieron reconocerla rápidamente dentro de nuestro catálogo de foto-identificación.

Se trata de la ballena 0975 y la conocemos desde el año 1987, es decir desde hace más de 30 años.

La registramos previamente seis veces en 5 años diferentes (1987, 1990,1995, 1997, 1998)  a través de los relevamientos aéreos de foto identificación y también en una ocasión desde una embarcación de avistaje (2010) . Este año la registramos en julio junto a una cría apenas del doble de tamaño que sus cicatrices, símbolo de la perseverancia ante las adversidades y amenazas que enfrentan todos los animales marinos, cada vez con mayor frecuencia.

Encontrarnos con la misma ballena a lo largo de la temporada primero sola y luego con cría, indica que esa ballena estaba preñada la primera vez que la vimos.  Además  poder seguir el crecimiento de su cría a lo largo de los meses no sólo nos brinda información muy importante para nuestro estudio, sino también la emoción de ver prosperar a los pequeños gigantes. 

A veces las sorpresas no son agradables al ver como la tranquilidad de una cría que descansa sobre el lomo de su mamá es interrumpida por continuos picotazos de gaviotas o descubrir colas rasgadas, cortadas, tajos profundos causados por colisiones con embarcaciones, o marcas en la piel que indican una lucha pasada con redes o sogas.

Financiamiento y permisos

La realización de este proyecto es posible gracias a fondos de investigación otorgados por Aarhus Institute of Advanced Studies de Dinamarca, Island Foundation y National Geographic Society. Contamos con los permisos de la Dirección de Fauna y Flora Silvestre y de la Subsecretaría de Conservación y Áreas Protegidas de Chubut necesarios para hacer investigación en el Área Natural Protegida Península Valdés y en El Doradillo.


La continuidad de este tipo de proyectos a largo plazo es esencial para el manejo y la conservación de esta población de ballenas. Cada año es más importante que el siguiente ya que nos permite detectar posibles amenazas que pueden estar enfrentando.

© Instituto de Conservación de Ballenas. Midiendo Ballenas: Una nueva temporada del programa de fotogrametría en Península Valdés. Se puede reproducir citando la fuente.

Compártelo

Todo comienza contigo

Dirección: O’Higgins 4380, CP 1429 CABA
Teléfono: (+5411) 4701 8891
Email: info@icb.org.ar