La publicación de un registro excepcional, el parto de una ballena franca

La publicación de un registro excepcional, el parto de una ballena franca 700 525 ICB
Compártelo

Investigadores del Instituto de Conservación de Ballenas en conjunto con los capitanes y fotógrafos de una empresa de avistaje de Puerto Pirámides, publicaron en la Revista Marine Mammal Science, el primer registro audiovisual de un parto de una ballena franca austral.  Si bien el ballenato murió, el registro es de gran importancia para tener un mejor entendimiento sobre este momento en el ciclo vital de las ballenas francas.

Un Registro Único

El 6 de julio del 2012, el fotógrafo Luis Pettite junto a la capitana Justina Guevara y el guía ballenero Juan Pablo Martorell grabaron un momento único. Mientras se encontraban a bordo de la embarcación «Zeus» de la empresa de avistaje Southern Spirit, registraron en la Bahía de Puerto Pirámides el momento en que una ballena franca austral daba a luz a su ballenato. Es la primera vez que se capta en imágenes el parto de un cetáceo de esta especie en las costas de la provincia de Chubut.

Este registro es sumamente relevante para el conocimiento y la protección de las ballenas. Por eso, en forma conjunta los integrantes de la empresa de avistaje y los investigadores del ICB Mariano Sironi, Carina Marón y la profesora Victoria Rowntree de Ocean Alliance, publicaron el relato detallado de este parto en la revista Marine Mammal Science. Esta es una de las revistas científicas especializadas donde se publican artículos sobre ballenas y otros mamíferos marinos de mayor importancia a nivel mundial.  

El parto de Tehuelche

La hembra fue nombrada “Tehuelche” debido a la forma de punta de flecha de una de las callosidades de su cabeza. Mientras paría, Tehuelche mostró comportamientos muy enérgicos con golpes de cola, nadando en la superficie a gran velocidad con cambios de dirección repetidos, girando y arqueando su cuerpo, evitando a las otras ballenas del grupo y emitiendo fuertes soplidos.

Luis Pettite, documentalista de fauna de Puerto Pirámides y co-autor del artículo, relata que:

“Nos acercamos a lo que suponíamos era un grupo de cópula de ballenas francas, y mantuvimos distancia prudencial. En el grupo había una hembra acompañada de otras tres ballenas adultas. En cierto momento, la hembra hizo un giro, poniéndose panza arriba. Con gran sorpresa vi que la hembra estaba pariendo su ballenato. Desde su vagina asomaba una cola rosada, lo cual agregó más sorpresa al momento: ¡estaba pariendo un ballenato blanco!”

El ballenato de Tehuelche, lamentablemente murió. Se desconoce si ya estaba muerto al nacer o si murió poco después del parto.

Mientras se realizaba el registro del nacimiento, se observó casi un tercio del cuerpo de la cría fuera del de la madre, pero luego volvió a entrar quedando solo su cola visible. La cría en ningún momento fue observada haciendo movimientos.

Dos semanas después del parto, Tehuelche fue observada en dos ocasiones, una vez sola y otra en un grupo de cópula. Dado que las ballenas francas recién nacidas pasan todo el tiempo junto a su madre, estas observaciones confirman que la cría no sobrevivió.

La importancia de conocer las historias de vida

Las excelentes fotografías obtenidas por Luis Pettite han permitido a los investigadores del ICB y Ocean Alliance encontrar a Tehuelche en el catálogo de foto-identificación de las ballenas francas de Península Valdés. Con más de 3.500 individuos identificados, algunos desde 1970, esta base de datos tiene un valor científico incalculable, que se potencia en casos como el de esta observación única.

Vicky Rowntree, investigadora de Ocean Alliance y también coautora del trabajo, brinda detalles sobre la historia de vida de Tehuelche:

“Es la ballena número 1871 de nuestro catálogo. Es una ballena hermosa, con manchas grises en su espalda. Su registro indica que la fotografiamos por primera vez el 2 de septiembre de 2004 y por segunda vez el 26 de septiembre de 2006. En ambas ocasiones estaba en el Golfo Nuevo con una nueva cría. Esto indica que tuvo un intervalo de sólo dos años entre ambos partos, cuando el período normal para las ballenas francas es de tres años.”

Gracias al catálogo de ballenas foto identificadas que llevamos adelante junto al Ocean Alliance, pudimos conocer la historia previa de Tehuelche

El Valor de Integrar el Turismo de avistaje a la Ciencia

El Dr. Mariano Sironi, Director Científico del ICB y autor de la publicación, destacó la importancia que la ciencia ciudadana tiene para poder conocer más sobre especies difíciles de estudiar y concluye:

“La observación que hemos publicado es valiosísima para comprender algo más acerca de este momento tan relevante en el ciclo vital de las ballenas francas. Estamos orgullosos de haberlo hecho en forma colaborativa entre integrantes de una empresa de avistaje e investigadores de una organización de la sociedad civil. Es una muestra más de que las embarcaciones de avistaje constituyen una plataforma muy importante para generar información científica relevante para la protección de especies carismáticas como la ballena franca austral en nuestro país”

Observar un caso como éste es, efectivamente, algo excepcional.  Las condiciones en las cuales se produce el parto de las grandes ballenas es uno de los tantos misterios sobre su biología y hábitos de vida que aún no se conoce.

La investigación científica del mundo natural permite desentrañar procesos biológicos, describir las relaciones entre los seres vivos y su hábitat. Sólo a través del conocimiento podemos saber cómo protegerlas.

© Instituto de Conservación de Ballenas. GACETILLA DE PRENSA – LA PUBLICACIÓN DE UN REGISTRO EXCEPCIONAL, EL PARTO DE UNA BALLENA FRANCA.  Se puede reproducir citando la fuente.

Todo comienza contigo

Dirección: O’Higgins 4380, CP 1429 CABA
Teléfono: (+5411) 4701 8891
Email: info@icb.org.ar