fbpx

Concluye la temporada de estudios del Programa Ballena Franca Austral

Concluye la temporada de estudios del Programa Ballena Franca Austral 700 525 ICB
Compártelo

El equipo de investigadores del ICB y Ocean Alliance, con el apoyo de una gran red de colaboradores, finalizó los estudios de campo de la 49° temporada del Programa Ballena Franca Austral. A partir de ahora se inicia el procesamiento de toda la información relevada. Compartimos un resumen de los proyectos y estudios realizados en Península Valdés.

Identificando ballenas desde el aire

El pilar del Programa de Investigación Ballena Franca Austral es la foto identificación de individuos a través del patrón de callosidades de sus cabezas. A pesar de los fuertes vientos que dominaron todo el mes de septiembre, pudimos realizar en forma exitosa el relevamiento aéreo de foto identificación.

Los días 8 y 9 de septiembre, sobrevolamos las costas de Península Valdés y fotografiamos un total de 607 individuos incluyendo 214 crías en los Golfos Nuevo y San José.

Las fotos estuvieron a cargo de John Atkinson de Ocean Alliance, mientras que Marcos Ricciardi y Mariano Sironi tomaron notas y registraron la posición de las ballenas en un GPS. El piloto fue Peter Dominguez, del Aeroclub de Puerto Madryn.

Vuelos no tripulados: un gran sueño que empieza a ser realidad

Los vuelos tripulados han sido una herramienta fundamental durante cinco décadas para estudiar la dinámica de esta población de ballenas. Sin embargo, las nuevas tecnologías hacen posible buscar alternativas para reducir costos y en especial, para eliminar el riesgo de las personas durante los vuelos. Por ello, a fines de septiembre, realizamos una prueba piloto utilizando un drone desde nuestro bote de investigación para obtener imágenes identificatorias.

Durante 5 horas recorrimos el área entre Bahía Fracaso y Punta Conos en el Golfo San José y registramos 74 ballenas, de las cuales fotografiamos 50 individuos desde el drone. Si bien fue una primera prueba, esperamos en un corto plazo poder utilizarlo para mejorar la calidad de las fotografías e incorporar más animales identificados en su año de nacimiento (ballenatos).

El equipo encargado de realizar esta prueba piloto estuvo integrado por Mariano Sironi, Raquel Soley y Marcos Ricciardi. Las imágenes obtenidas fueron de altísima calidad y serán incorporadas al catálogo por el equipo liderado por Vicky Rowntree, Florencia Vilches, Carina Marón y un equipo de asistentes. Esta información es utilizada para estudiar la dinámica de la población, saber cuántos animales hay y si hay cambios en la tasa de crecimiento.

Conociendo el estado de salud de las ballenas en Península Valdés

Gracias al esfuerzo conjunto de varias asociaciones civiles y universidades, llevamos a cabo la 17° temporada del Programa de Monitoreo Sanitario Ballena Franca Austral.

Como cada temporada desde el año 2003, un equipo liderado por el Médico Veterinario Matías Di Martino, realiza necropsias o estudios post-mortem de las ballenas francas que mueren y llegan a las costas de Península Valdés.

En la presente temporada analizaron 10 ballenatos muertos en el Golfo Nuevo, 1 juvenil y 4 hembras adultas en el Golfo San José. Si bien la cifra total es relativamente baja comparada con las de años anteriores para estas fechas, la aparición de 4 hembras adultas muertas en el término de pocos días es una situación atípica que no se daba desde 2005. Los motivos se desconocen aún.

Las muestras de tejidos y órganos recolectadas serán analizadas en laboratorios especializados. El Programa continúa activo hasta diciembre, cuando las últimas ballenas dejan el área.

Completamos un nuevo año del monitoreo de la frecuencia de los ataques de gaviotas sobre las ballenas en los golfos Nuevo y San José.

Un problema sanitario importante que enfrentan las ballenas en Península Valdés son los ataques de las gaviotas cocineras, que se alimentan de su piel y grasa. Por ello, continuamos monitoreando la frecuencia de este comportamiento en ambos golfos

Utilizando telescopios y binoculares, realizamos decenas de seguimientos visuales de las madres y sus crías, registramos cada instancia en la que las gaviotas se alimentan sobre las ballenas y los cambios de comportamiento.

Las observaciones estuvieron a cargo de Camila Muñoz, Aluminé Orce, Candelaria Piemonte, Maria Piotto, Carla Reatti y Maile Taboada, coordinadas por Florencia Vilches, Agustina Saez y Mariano Sironi.

Continuamos con el estudio para evaluar la condición corporal mediante el análisis de fotografías aéreas tomadas desde un drone.

Entre los meses de junio y octubre llevamos adelante la segunda temporada de un proyecto colaborativo que utilizando la técnica conocida como fotogrametría, permite determinar cuan “gordas o flacas” están las ballenas.

El método permite medir con gran precisión el largo, ancho y alto del cuerpo de las ballenas francas y así componer un modelo digital para calcular el volumen. Luego a través de un factor de conversión es posible calcular la masa corporal de las ballenas.

Este estudio es una colaboración entre el Dr. Fredrik Christiansen de la Universidad de Murdoch en Australia y Aarhus Institute of Advanced Studies de Dinamarca, la Dra. Marcela Uhart de la Universidad de California, Davis, el Dr. Mariano Sironi del Instituto de Conservación de Ballenas (co-directores del Programa de Monitoreo Sanitario Ballena Franca Austral) y el Dr. Michael Moore de Woods Hole Oceanographic Institution.

Esta temporada el trabajo de campo estuvo a cargo de Nicolás Lewin y Raquel Soley, quienes pilotearon los drones para obtener las imágenes en varios puntos de Península Valdés. En total se realizaron 633 vuelos en 58 días de trabajo. Se seleccionaron 1624 imágenes para analizar condición corporal de los individuos. Al menos 300 individuos fueron vistos más de una vez a lo largo de la temporada.

Participamos activamente del proyecto de monitoreo satelital de ballenas francas

Se trata del proyecto colaborativo de investigación #SiguiendoBallenas. Durante el mes de septiembre, en el Golfo Nuevo, se equiparon 23 ballenas francas con dispositivos satelitales que están transmitiendo en tiempo real y permitirán, durante los próximos meses, monitorear en detalle sus viajes por el Atlántico Sudoccidental.

Este proyecto se inició en 2014 y tiene por objetivo conocer las rutas migratorias y áreas de alimentación de las ballenas francas que reproducen en los golfos norpatagónicos.

Participan de #SiguiendoBallenas instituciones académicas y organizaciones de la sociedad civil de tres países: CESIMAR-CONICET, CIMAS-CONICET, ESCiMar (Universidad Nacional del Comahue), Fundación Patagonia Natural, Instituto de Conservación de Ballenas, NOAA, Instituto Aqualie, Universidad de California – Davis, Wildlife Conservation Society-Argentina y el Programa de Monitoreo Sanitario Ballena Franca Austral.

Los monitoreos científicos a largo plazo son esenciales para encender las alertas tempranas y poder anticiparse en las acciones necesarias para proteger hábitats críticos. Es por este motivo que en el ICB estamos comprometidos a continuar con el monitoreo de la población que cada año elige las costas patagónicas de Argentina como área de cría y reproducción.

Un reencuentro muy especial

Por Mariano Sironi

Hueso junto a su cría en el Golfo San José - Septiembre 2019

«Conozco a Hueso casi desde que nació en 1999. En ese entonces, cuando la vi por primera vez, ella tenía pocas semanas de vida y yo era un estudiante de doctorado. Hoy, ambos tenemos 20 años más, y tuvimos un nuevo reencuentro. Después de 1999, la vi como juvenil en 2000, después en 2006 con cría, 2009 con cría, 2014 con cría… Y en septiembre mientras realizábamos nuestro trabajo de observación de comportamiento en el Golfo San José, a través del telescopio volví a encontrarme con Hueso y su nueva cría. (reviví el momento de este encuentro)

El primer destello de su “huesito” al lomo me hizo saltar de emoción, de nervios por el posible reencuentro, y de dudas, porque no siempre es fácil identificar una ballena a primera vista y no estaba seguro de que fuera ella. Pero después, pude ver nuevamente su manchita blanca, dibujé sus callosidades, fotografié su cabeza y confirmé que Hueso estaba de regreso en Península Valdés. Además, una búsqueda rápida entre las fotos que tomamos en el relevamiento aéreo confirmó que estuvo días antes en otros sitios del Golfo San José.

Son historias como ésta las que nos hacen seguir adelante. Hoy, me hace feliz compartirla con quienes también sienten algo especial por las ballenas, por el mar y por sobre todo con quienes han adoptado a Hueso y contribuyen a su conservación a través de este esfuerzo compartido». 

Vos también podés adoptar a Hueso y ayudarnos a continuar con las acciones necesarias para asegurar la protección de las ballenas y los océanos.

Cada uno de los proyectos científicos, que realizamos en el Área Natural Protegida Península Valdés, cuentan con las autorizaciones correspondientes de la Dirección de Fauna y Flora y de la Subsecretaría de Turismo y Áreas Protegidas de la provincia de Chubut.

Agradecemos a la Armada Argentina y la Administración Argentina de Bienes del Estado por los permisos para llevar adelante las actividades de nuestro equipo de trabajo durante la temporada de campo en Chubut.

La protección de las ballenas y su hábitat puede lograrse solo a través un esfuerzo colectivo. Agradecemos a todos los que, ya sea a través de su donación, tiempo o participación, ayudan a continuar con nuestros estudios científicos que permiten encontrar soluciones a los problemas que enfrentan las ballenas y transformarlos en acciones para su conservación.

© Instituto de Conservación de Ballenas. GACETILLA DE PRENSA – Concluye la temporada de estudios del Programa Ballena Franca Austral.  Se puede reproducir citando la fuente.

Todo comienza contigo

Dirección: O’Higgins 4380, CP 1429 CABA
Teléfono: (+5411) 4701 8891
Email: info@icb.org.ar