Exploraciones Sísmicas en el Mar Argentino: ¿Riesgo bajo?

Exploraciones Sísmicas en el Mar Argentino: ¿Riesgo bajo? 700 525 ICB
Compártelo

Entre los días 1 y 5 de julio se llevó a cabo una audiencia pública organizada por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación a fin de evaluar el estudio de impacto ambiental presentado por la empresa Equinor Argentina S.A.  para realizar la campaña de adquisición sísmica offshore en la Cuenca Argentina Norte, principal corredor biológico del Mar Argentino. Diego Taboada, Presidente del ICB, expuso en la audiencia alertando acerca de los impactos negativos que esta actividad tendría sobre la ballena franca austral y otras especies.

¿Abrir nuevas fronteras de explotación petrolífera, es un avance hacia la descarbonización?

Argentina como estado firmante del Acuerdo de París, asumió el compromiso de alcanzar la neutralidad de emisiones de gases de efecto invernadero en el período de 2050 a 2100. Hay varios factores que confluyen para alcanzar este compromiso entre ellas el replanteo de la matriz energética.

La descarbonización, es un proceso que lleva a la disminución del uso de combustibles fósiles y si bien esta migración debe hacerse en forma paulatina, ampliar la frontera del petróleo en el Mar Argentino no parecería ser el camino indicado. Entre 2017 y 2020 la Secretaría de Energía otorgó permisos de estudios sísmicos para más de 1.000.000 km2 de superficie marina hasta el año 2028. A raíz de estos estudios, se ofrecieron 38 bloques en concesión y se adjudicaron 18 de ellos a 13 empresas de energía, sin mediar consulta pública. Esta es la primera vez que se somete a audiencia pública el estudio de impacto ambiental presentado por una empresa para la prospección sísmica.

Más de 500 ciudadanos se inscribieron en la audiencia pública para exponer en representación propia, de organizaciones y de sectores productivos. Desde el ICB, estuvimos representados por Diego Taboada. Además, entre otros oradores, se destacó la exposición de Alexandra Sapoznikow en representación de las organizaciones que integran el Foro para la Conservación del Mar Patagónico, como así también de otros representantes de organizaciones miembro de esta importante red regional tales como Greenpeace, Global Penguin Society y la Fundación Ambiente y Recursos Naturales.

Diego Taboada, durante su presentación destacó:

“Cualquier tipo de actividad que se pretenda desarrollar en el Mar Argentino debe abordarse con una Evaluación Ambiental Estratégica y una Planificación Espacio-temporal del Mar Argentino, según legislación vigente, con un enfoque ecosistémico, bajo el principio de precaución y no de forma sesgada como lo hace en su estudio de impacto ambiental la empresa Equinor.”

En el mapa se pueden observar las áreas adjudicadas a la empresa Equinor para realizar exploraciones sísmicas, estas son CAN 100, CAN 108 y CAN 114

El bloque CAN 100 comprende un área de 15.000 km2 y es el bloque más grande de la Cuenca Norte del Mar Argentino. Este se encuentra a la altura de Mar del Plata. En tanto, el área CAN 114 comprende unos 3.443 km2, y se ubica a aproximadamente 400 km de la localidad de Necochea.

Todas las áreas se solapan con hábitats que albergan una gran biodiversidad y son escenario de importantes procesos ecológicos como el desove de especies de importancia ecológica y comercial, la migración del calamar, y la alimentación de aves, tortugas y mamíferos marinos, como la ballena franca austral. Debido justamente a su valor estas mismas áreas fueron identificadas como potenciales Áreas Marinas Protegidas por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación.

Las actividades propuestas generan degradación de ecosistemas que ya se encuentran afectados por numerosas amenazas como la sobrepesca, el calentamiento global y la contaminación

Nuestra voz en la audiencia pública

Diego Taboada, en representación del Instituto de Conservación de Ballenas, expuso en forma contundente la oposición a este proyecto  argumentando las debilidades de la evaluación de impacto ambiental y presentando evidencia científica del solapamiento de las áreas de interés con sitios claves para el ciclo de vida de las ballenas francas australes y que además sustentan la importancia de establecer áreas marinas protegidas, como así también la regulación de actividades industriales.

En su presentación, exhibió uno de los mapas que detalla algunas de las rutas migratorias de las ballenas francas australes monitoreadas satelitalmente a través del proyecto colaborativo: Siguiendo Ballenas.

Los recorridos de los individuos muestran que las áreas de campaña  CAN 100, 108, y 114 se superponen con un área muy relevante para las ballenas francas durante su época de alimentación en primavera – verano, tanto para grupos madres con cría como individuos solitarios.

Un estudio de impacto ambiental lleno de falencias

La empresa Equinor plantea comenzar con las exploraciones sísmicas entre octubre y enero del 2021. En su evaluación ambiental concluye que los impactos de estas actividades son “BAJOS para los mamíferos, las aves marinas, los peces, los calamares y las tortugas”.

Diego Taboada, expresó durante la audiencia:

“No hay forma de que esta actividad pueda garantizar que no tendrá impactos irreversibles en la biodiversidad y por ende, en la salud y el bienestar de la población. Sobre todo en actividades productivas como lo es el turismo de observación de ballenas, delfines y otros mamíferos marinos que benefician a todas las comunidades costeras.”

¿Cómo afectan las prospecciones sísmicas a los cetáceos?

La exploración de gas natural y petróleo se realiza a partir de prospecciones sísmicas, una técnica que utiliza explosiones realizadas a través de cañones que emiten una onda sonora que se transmite en todas las direcciones de la columna de agua, hasta alcanzar el fondo marino, rebota y es captada por sensores que son arrastrados por el buque. Los datos recolectados se utilizan para crear mapas detallados del fondo marino que las compañías petroleras utilizan para determinar las ubicaciones de futuras perforaciones.

El sonido emitido por los cañones en las prospecciones sísmicas alcanza niveles de 215-230 decibeles (incluso mayores) y pueden alcanzar una distancia de 4000 km. Este ruido supera ampliamente el umbral de dolor en humanos (120 dB) y el nivel límite de intensidad sonora que puede producir daños fisiológicos irreversibles en ballenas y delfines (180 dB).

Hay un gran número de efectos negativos que puede tener la exploración sísmica sobre la fauna marina (desde el zooplancton hasta las ballenas): cambios en el comportamiento, enmascara la comunicación, dificulta la percepción del entorno y el desplazamiento de hábitats relevantes, provoca estrés, interfiere con sus funciones vitales, reduce la disponibilidad de presas, genera lesiones directas e incluso pueden producir la muerte. De hecho, después de estudios de este tipo, suelen aparecer animales varados muertos en las playas.

Más allá del impacto de las prospecciones, cualquier accidente vinculado con la actividad petrolera sería un desastre sobre todo porque no hay forma de mitigar y recuperar el impacto negativo que puede ocasionar en la vida del mar argentino.

¿Cuál será el veredicto final?

Rodrigo Rodríguez Tornquist, Secretario de Cambio Climático Nacional, expresó al cierre de la audiencia que las exposiciones realizadas visibilizaron la necesidad de impulsar una discusión sobre la política energética en la cual se inscribe el proyecto bajo análisis. Además agregó que es necesario y urgente generar un diálogo honesto y realista sobre cómo se llevará a cabo esta transición. En notas de prensa se difundió la información que desde el Ministerio de Ambiente no aprobarán nuevos permisos para buscar petróleo sin tener un plan oficial que explique cuáles son los objetivos de descarbonización de Argentina.

Desde el Instituto de Conservación de Ballenas esperamos que sin contradicciones Argentina avance en el cumplimiento de  los compromisos asumidos internacionalmente, intensificando las acciones conducentes a la reconversión de la matriz energética, promoviendo energías renovables y que no se otorguen permisos que atentan contra la salud del mar argentino que ya se encuentra afectado por numerosas amenazas como la sobrepesca, el calentamiento global y la contaminación, entre otras.

El mar pide silencio. Es momento de proteger la vida en el mar,
por nuestro presente y por las generaciones futuras.

© Instituto de Conservación de Ballenas. GACETILLA DE PRENSA – Exploraciones Sísmicas en el Mar Argentina: ¿Riesgo bajo?. Se puede reproducir citando la fuente.


Compártelo

Todo comienza contigo

Dirección: O’Higgins 4380, CP 1429 CABA
Teléfono: (+5411) 4701 8891
Email: info@icb.org.ar